¿El mejor fichaje? Un joven valor semidesconocido

10/02/2009

Everton Augusto de Barros

A pesar de que no dispuso de muchos partidos como titular en el pasado Sudamericano sub20 –su técnico Rogerio Lourenço confió más en Diogo Silvestre, mejor a nivel defensivo-, Everton Augusto de Barros fue capaz de mostrar al mundo sus condiciones.

Brasileño nacido en 1989 y perteneciente a las filas del Sao Caetano, Everton es un lateral izquierdo netamente ofensivo, de los que ataca mucho mejor que defiende. Tanto es así, que incluso juega de interior y volante por la misma banda. Se trata de un futbolista rápido, dinámico, profundo, muy bueno a nivel técnico, con gran dominio del esférico y una incombustible capacidad aeróbica. Recorre multitud de metros en cada encuentro sin inmutarse, y es que le encanta atacar. Muy completo ofensivamente: llega hasta la línea de fondo, su capacidad para marcharse del adversario en jugada individual es notoria, le encanta realizar combinaciones y paredes, es preciso en el pase, sus centros al área son realmente peligrosos. No duda en doblar al interior de su banda, es explosivo en la arrancada, elegante en la carrera y notable en la conducción, se suma tanto con como sin balón. Incisivo, incide mucho en una acción: da la bola y se desmarca al espacio. Tiene multitud de recursos técnicos, puede irse tanto por fuera como por dentro. Además, su visión de juego es bastante buena, es capaz de realizar unos pases interiores muy interesantes. También destaca en los contraataques y transiciones ofensivas, casi siempre es uno de los primeros en ir hacia adelante una vez su equipo roba el esférico.

Sin embargo, por el momento, sus limitaciones defensivas son demasiado evidentes, aunque a mi juicio merece la pena arriesgarse por todo lo que aporta en la faceta ofensiva. Descuida demasiado a menudo su espalda, tanto es así que los compañeros tienen que estar continuamente atentos a hacerle coberturas si no quieren que su banda se convierta en una “autopista”. Le gusta presionar arriba, debe mejorar mucho en la defensa individual, por el momento es superado con relativa facilidad por los atacantes rivales. También debe ganar contundencia, prefiere ir a la anticipación, aunque necesita medir mejor una vez se decide a ello. Demasiadas veces no está bien colocado sobre el césped. Su repliegue en las transiciones defensivas resulta un tanto pobre. Le falta fortaleza física para salir vencedor del cuerpo a cuerpo con mayor asiduidad, así como un poco más de "pillería" e incluso me atrevería a decir “marrullería”. Los rivales deben saber que aunque la defensa no sea su punto fuerte él va a hacer todo lo posible para salir indemne, además de tratar de penalizarlos con sus aportaciones e incursiones ofensivas. Además, debe mejorar a la hora de regular sus fuerzas, suele bajar su rendimiento en las segundas partes -a pesar de ser una "máquina" a nivel aeróbico-.

Como leen, Everton es un futbolista con innegables condiciones aunque aún por hacer. De su evolución dependerá hasta donde será capaz de llegar. Calidad con el balón en los pies, habilidad, proyección ofensiva, mimo del esférico, desparpajo, desborde, técnica. Personalmente, y aún teniendo en cuenta todas sus carencias, es un jugador que me encandila.

Foto: www.adsaocaetano.com.br

2 Comments:

Blogger Ranjor derek dijo...

ola hoeman, a mi me parece un buen jugador para un ekipo mediano-grande

P.D POdrias hacer un articulo sobrer mario gotze o kevin volland dos jugadores llamados a ser las grandes referencias kon butchamnn y thy en la seleccion alemana en el mundial sub 17 de nigeria

22:17

 
Blogger Pablo G. dijo...

Cuando no conozco al prtagonista, que rabia me da no poder comentarte jeje. Saludos

11:40

 

Publicar un comentario

<< Home