¿El mejor fichaje? Un joven valor semidesconocido

2/06/2011

Improvisaciones "musicales" (off-topic)



Estás en un país extranjero: de vacaciones o trabajando, pero en tiempo de ocio; de no-trabajo, de no-preocupaciones, de no-comida de olla. Decides dejar de pensar por unos momentos; la compañía de colegas te ayuda a ello. Y entonces, te encuentras dentro de una discoteca. Te apetece divertirte, hablar con uno y otra, rallar a la peña. Hablas en inglés, para que te entiendan, o al menos para intentarlo. Comienzas la noche de forma tímida, unido al grupo, lanzando miradas furtivas por allí y por allá, devorando con la vista algunas atractivas o llamativas o morbosas o simplemente mujeres. Te gustaría que todo resultara más fácil. Me gustas, nena, ¿sabes? Economización de la palabra, ahorro de esfuerzo. De todas maneras, decides seguir, has entrado para PASÁRTELO BIEN. Sigues el ritmo de la música, bailas a tu bola, te desinhibes y te olvidas de todo. Sólo por eso merece la pena la música. Genial invento. Va fluyendo en ti una sensación de bienestar que hace que marees todo lo que esté a tu alcance (casi todo, sigues teniendo algunas rémoras mentales). Bufff, ¡qué pasada de noche! Y se termina: hora de chapar. ¡¡¡Nooooooooooooo, por qué tan pronto!!! Una velada inolvidable e irrepetible, de las que hacen que merezca la pena vivir la vida. Tampoco nada especial. Cuestión de actitud; tuya y de los demás. Y con el tiempo, esta experiencia tan inolvidable se va desgañitando de tu memoria, cada vez parece más lejana, hasta que sólo puedes recordar pequeños destellos. Se vuelve menos emocional, menos sentimental, menos viva; se haca banal, vulgar, lejana. La distancia que otorga el tiempo. El maldito tiempo. ¡Por qué no podemos congelar un instante y retenerlo de por vida! Volver a éste cuando se nos antoje, con todas las evocaciones que en su día tuvieron lugar en tu persona.

A-l-c-o-h-o-l. La droga de la humanidad. Tan necesaria para el ser humano; tan dañina cuando pierdes el control. Ayuda a olvidar las barreras que nos imponemos, que nos imponen, que nos ponemos, que nos ponen. Salen a la luz algunas facetas ocultas de nuestra personalidad. Perdemos la vergüenza y dejamos de lado los prejuicios, las inhibiciones, las rémoras. Pero amigos, lo complicado es controlarlo; el deseo de volver a sentir, volver a ser como te gustaría, volver a pasarlo como la vez anterior nos impulsa a entrar en ese círculo vicioso, hasta el punto que sin alcohol somos (creemos ser) incapaces de divertirnos. No nos atrevemos. ¿¡Por qué!? ¿Cobardía, miedo, baja autoestima, complejos? Puede que un conjunto de estos y otros diversos motivos. Pero es así: no me refiero a nadie en especial, sino a la humanidad en general. El problema llega cuando, sin darte cuenta (sin querer darte cuenta) te conviertes en un alcohólico (aunque no quieras reconocerlo). Entonces: sufres tú y tu familia, si es que la tienes. Tu familia sobre todo. Por la impotencia de no poder hacer nada, ese sufrimiento e incertidumbre que te llena el cuerpo de ansiedad y el cerebro de angustiosos pensamientos. Desesperación. ¿Has bebido y has cogido el coche? ¿Dónde estás? ¡¡¡Dime dónde estás!!! ¡¡¡¡Que no cojas el coche!!!! ¡¡¡¡¡¡¡¡Por favor!!!!!!!! Pero evidentemente, los lloros, los sollozos, las reprimendas no sirven para otra cosa mas que para empeorar la situación. No puedes dormir. Al día siguiente: no volverá a pasar. Y vuelve a pasar. De nuevo la angustia, la impotencia, la desesperación se apodera de ti. Te hundes. Pisas fondo como no habías imaginado jamás, o cómo habías temido desde siempre. PUTA VIDA.



La música como vía de escape, como forma de vida, como herramienta para la ensoñación. Te encanta lo que tú consideras buena música. Iván Ferreiro, This Town Needs Guns, Foals. Aunque los verdaderos jefes, los que verdaderamente te dejaron "marcado", fueron Oasis. Piensas que es un grupo irrepetible; que hicieron la mejor música posible, que nadie les podrá igualar. Uno es tan bueno como lo mejor que ha hecho. Lo dijo Billy Wilder. También te gustan, te encantan, muchos grupos más. U2, oh, qué grandes fueron, y qué momento más apropiado de su With or without you en la serie televisiva Friends, cuando Ross y Rachel se han dado un "descanso" y este primero aprovecha para acostarse con una desconocida. Sentimientos a flor de piel. Maldita Nerea, Radiohead, The Verve y su Bittersweet Symphony, Smashing Pumpkins, Editors, The Appleseed Cast, Delorean, Polock, Pereza, Stereophonics, Jumping Ships, Scanners, Say Anything, Thursday, Jeniferever, Death Cab For Cutie, Finch, The Killers, The Twang, Zoo, MGMT, The X,... Son tantos. Viva la música. VIVA LA VIDA.

Qué vivan los sueños.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Retrobolas dijo...

felicitaciones por el blog.Saludos desde Perú

15:46

 
Blogger Ibon Fernandez dijo...

me gusta tu blog amigo, soy de bilbao y también tengo uno: laruletademarsella.blogspot.com llevo solo dos meses pero te gustará.

15:50

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home